SEGUIR EDUCANDO CON INTERNET

      Hola chicos, soy un padre de un compañero vuestro que está en 5º curso, y como ya sabréis, hace muy pocos días, “el cole” le ha entregado ese añorado ordenador portátil que tantas ganas tenía mi hijo de usar en su cuarto. Para el chaval ha sido un gran acontecimiento, pues no deja de ser otro detalle más para parecerse a su padre, y consecuentemente creerse “más mayor”. Para mí, por el contrario, ha sido una circunstancia más para preocuparme, aunque reconozco que el ordenador es una herramienta que facilita el estudio y la adaptación del niño a las nuevas tecnologías, pero mi preocupación está en el uso correcto que se debe de hacer, tanto de la máquina, como de esa “gran enciclopedia del bien y del mal” llamada INTERNET.

      Por ello, y supongo que como la gran mayoría de padres, el acceso y el uso que nuestros hijos puedan hacer de Internet, es motivo suficiente para tratar de continuar, la labor educadora que comenzamos en el mismo momento del nacimiento de nuestros retoños.

      Ese trabajo educativo diario que madres y padres desarrollan para la correcta socialización de los hijos, es el que debemos de realizar también cuando los niños se sientan frente al ordenador y se conectan a Internet. El fruto de ese trabajo es la confianza y la comunicación que debe existir entre el niño/a y sus padres, con el objetivo de que el chico/a cuente sus problemas y los padres posean la capacidad de solucionar esas demandas de sus hijos. Con esa confianza mutua, los problemas que se puedan plantear en el “ciberespacio” se podrán solucionar con mucha mayor rapidez y sin consecuencias desagradables.

      Pero partiendo de esa comunicación y confianza, ¿Cómo debemos actuar con nuestros hijos cuando se encuentren en la Red?, ¿Cómo les protegemos?.

      En esa labor de padres a la que hemos aludido anteriormente, estamos cansados de decirles a nuestros hijos las advertencias que se han ido pasando de generación en generación como por ejemplo: "No hables con desconocidos", "Ven a casa derecho/a a la salida del colegio", "No te metas en peleas", "No le des a nadie datos personales tuyos", "Debemos conocer quiénes son tus amigos". Esto es terreno conocido, después de todo. Conocemos los peligros que nuestros hijos afrontan en la calle, en el centro comercial o en el patio del colegio, porque nosotros también nos tuvimos que enfrentar a ellos.

      Pues bien, todas estas advertencias sirven perfectamente también para Internet, tan sólo hay que traducirlas a palabras un poco más modernas:

Advertencia de generación en generación
Adaptada para Internet
No hables con desconocidos
Es fácil para nuestros hijos divisar a un adulto en un patio de colegio, pero no es tan fácil hacerlo en internet. Sus "radares detectores de extraños" no funcionan igual que en los adultos, a estas edades. Es necesario enseñarles que cualquiera se puede enmascarar en la Red para fingir ser alguien distinto. Por ejemplo: La "chica de 12 años" con la que han estado chateando, puede ser en realidad un hombre de 40 años.
Vente derechito a casa después del colegio
Los padres sabemos que los niños se pueden meter en problemas si andan por ahí sin rumbo fijo después del colegio. Andar sin rumbo por la Red no es para nada diferente. Los padres tienen que saber que sus hijos están seguros, y haciendo algo productivo, como los deberes. Permitir que tus hijos pasen un tiempo ilimitado online, navegando sin un objetivo fijo, es llamar a los problemas. Hay que tener una razón para que estén conectados. Si sólo están navegando aleatoriamente, ponles un límite de tiempo. Querrás que vuelvan a casa cuando acaben y tomen parte en actividades familiares (y hagan los deberes).
No te pelees con nadie
Intentar provocar a la gente en internet se conoce con el nombre inglés de "flaming". A menudo supone una violación de las "condiciones del servicio" de tu proveedor de acceso a Internet y con toda seguridad supondrá una reacción por parte de otros internautas. Los "flames" pueden dar lugar a acaloradas y largas batallas, que se trasladan rápidamente de una sala de chat o un foro de discusión al correo electrónico. Si tu hijo/a cree que es el objetivo de los ataques de alguien, debería avisarte y también al operador o moderador del chat o foro, y simplemente irse a otro lugar a seguir navegando o desconectarse. No deben tratar de defenderse o meterse en revanchas. Es una batalla que nunca pueden ganar.
No aceptes caramelos de desconocidos
Aunque no tomamos caramelos de gente en Internet, a menudo aceptamos "adjuntos" que vienen con el correo electrónico. Y exactamente igual que los caramelos offline pueden llevar drogas o venenos, un adjunto aparentemente inocente puede destruir los ficheros de nuestro ordenador, suplantar tu identidad para destruir los ficheros de tus amigos o espiarte sin que ni siquiera lo sepas. Hay que usar un buen programa antivirus y actualízalo con frecuencia.
No cuentes a la gente detalles personales de ti
En realidad nunca sabes con quién están charlando en la Red e incluso si crees que lo sabes, podría haber extraños acechando y leyendo vuestros mensajes sin haceros saber que están ahí. No dejes que tus hijos pongan información personal en sus perfiles. Es como escribir tu diario íntimo en un tablón de anuncios. Especialmente cuando se trata de niños, compartir información personal nos pone en peligro. Asegúrate de que tus hijos entienden lo que tú consideras información privada, y que acceden a mantenerla como confidencial en la Red y en cualquier otro lugar. Enséñales también a no dar datos en webs para registrarse o para inscribirse en un concurso, a no ser que te pidan permiso primero. Y, antes de darles tu permiso, asegúrate de que haber leído la política de privacidad del web, y de que van a tratar tus datos y los de tu hijo/a de forma responsable y legal.
Tenemos que conocer a tus amigos
Llega a conocer a sus amigos de Internet, del mismo modo que harías por conocer a sus amigos en la vida diaria. Habla con tus hijos acerca de a dónde van cuando se conectan y con quién hablan.
R E S P E T O
Ya sabemos todos la regla de oro. No hagas nada online que no harías offline. Si le enseñas a tu hijo/a a respetar a los demás en la Red, y a seguir las normas básicas de la buena educación, será menos probable que sufra ciberbullying, se vea envuelto/a en hostigamientos online o sea víctima de accesos no autorizados.

      Creo que siguiendo estas pequeñas directrices cogidas de la página web www.pantallasamigas.net, nos pueden servir de ayuda, para seguir ejerciendo esa labor tan difícil de llevar a cabo, como es la de ser padres, en una sociedad en la que los valores cívicos, morales y educativos se van perdiendo a pasos agigantados.

      Agradecer a la dirección de la revista y en particular al profesor de mi hijo, D. Juan (como me enseñó mi padre a dirigirme a los profesores), por darme la oportunidad de poner mi granito de arena en el mantenimiento de esta actividad tan positiva para los niños y el colegio.

Muchas gracias de J. Emilio Guerrero. 

Compartir

Realice aquí sus comentarios a la entrada. Recuerde que las entradas y comentarios son exclusivamente responsabilidad de quien los emite, declinando la Asociación y el Colegio cualquier tipo de responsabilidad por ellos. Se reserva el derecho a eliminar los comentarios contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...